El Escudo Conmutador de la realidad

  • 2

El Escudo Conmutador de la realidad

Category : Uncategorized

Hace 2,6 millones de años algo cambio, nuestros antepasados ​​se volvieron más precisos y hábiles con las piedras, fueron nuestras primeras herramientas. Actualmente la tecnología y los avances científicos son los instrumentos que utilizamos para adentrarnos en el universo y nos ha permitido descubrir un mundo oculto hace unas décadas.

A lo largo historia encontramos científicos que han intentado adelantarse a la tecnología del momento para describir maquinas hipotéticas capaces de aprovechar al máximo la energía de las estrellas, como la esfera de Dyson, mecanismos para viajar en el tiempo como los cilindros rotatorios de Tipler o las cuerdas cósmicas de Gott o incluso viajar por espacio a velocidades superlumínicas como la  nave de Alcubierre.  Algunas de estas ideas todavía permanecen latentes a la espera de disponer de la tecnología adecuada,  otras serán olvidadas, pero también nacerán nuevas propuestas que nos acercaran, aunque sea con nuestra imaginación, a un futuro no muy lejano. En esta ocasión nos adentramos en una nueva máquina que propongo que sería capaz de modificar la realidad que percibimos.

Las leyes que gobiernan el mundo que observamos no permiten, en principio, la simulación de universos. Las leyes de la relatividad, que detallan muy bien lo que ocurre en el universo, presenta al espacio-tiempo como infinitamente divisible, es decir cualquier parte por pequeña que sea contiene una cantidad infinita de información. Esto nos lleva a la conclusión que es imposible reproducir el universo por medio de operaciones de unos y ceros. Entre el número 1 y el numero 2 encontramos infinitos números decimales y aunque cada cifra ocupara tan solo 3 bits de información nunca tendríamos espacio suficiente en nuestras computadoras. Por este motivo los ordenadores nunca usan todos los decimales de un número y se limitan a establecer aproximaciones. Por lo tanto para simular un universo sería necesario almacenar una cantidad de información infinita y esto no es posible.

A nivel cuántico también  existen unos límites teóricos sobre el número de operaciones por segundo que se puede realizar en un espacio determinado. Estos límites están basados en resultados de la computación cuántica y en una granularidad en el espacio que impide tener unidades de procesamiento infinitamente pequeñas. Con una argumentación parecida el físico estadounidense Seth Lloyd calculó que con un kilogramo de materia se podría realizar un máximo de 1051 operaciones por segundo.

Pero, si no es posible simular el universo ¿Podríamos manipular la realidad que observamos sin contradecir las leyes de la física? ¿Podríamos vivir en una realidad modificada?

En el vacío la velocidad de luz es constante, unos 300.000km/s, pero su valor puede variar al atravesar un material . Teniendo en cuenta este concepto los físicos Alexander Gaeta y Moti Fridman fueron capaces de demostrar que también se puede abrir un intervalo de tiempo en una onda óptica manipulando localmente la velocidad de la luz. El experimento que realizaron consistió en disparar un láser apuntando a un haz de luz que posteriormente atravesó una fibra de cristal. Esto provocó que el haz de luz se dividiera en dos partes con diferentes longitudes de onda, es decir una parte se aceleró y la otra se frenó, creando entre ambas una brecha de unas 40 trillonésimas de segundo que fue invisible para cualquier observador. Finalmente la luz terminó traspasando otra lente de tiempo que volvió a unificar el haz de luz como si nada hubiera pasado.

 

Pero,  ¿Qué pasaría si en esa brecha de oscuridad agregáramos información? Estaríamos construyendo un escudo conmutador de la realidad. Este escudo podría controlar las propiedades de la luz, darle forma o distorsionar el tiempo. Los lapsos de tiempo de oscuridad podrían ser aprovechados para  insertar información que posteriormente sería transmitida por universo al unir de nuevo el haz de luz. La información añadida no podría ser detectada y quedaría oculta para siempre para cualquier civilización. La Tierra podría ser ocultada para evitar ser observada por otras civilizaciones o convertirla en un planeta árido, sin atmósfera y sin vida. Pero tan solo estaríamos enviando una información manipulada que no correspondería a la realidad.

 

Con la tecnología actual para crear lapsos de un segundo de duración sería necesario crear un escudo conmutador de la realidad de aproximadamente 300.000 km, es decir 20 veces el diámetro de la Tierra. Aunque existen métodos sofisticados para reducir aún más la velocidad de la luz, posiblemente serán las futuras investigaciones las que permitan ampliar el intervalo temporal de ocultamiento.

Pero,  ¿En la actualidad podría una civilización extraterrestre estar ocultando su presencia en el universo. ¿Sería posible encontrar indicios de la presencia de un escudo conmutador de la realidad?

En el universo existen cuatro interacciones fundamentales, el electromagnetismo, la gravedad, la fuerza nuclear débil y la fuerza nuclear fuerte. De estas cuatro interacciones tan solo la gravedad y el electromagnetismo nos proporciona datos del cosmos a grandes distancias. No obstante la principal información que recibimos del universo es gracias al espectro electromagnético, aunque en los últimos años ha mejorado nuestro conocimiento por medio de  la gravedad gracias a las ondas gravitacionales

Pero el escudo conmutador solo sería capaz de alterar la información que recibimos del  electromagnetismo, por ejemplo del espectro visible, y podríamos encontrar indicios de su presencia por las anomalías dejadas en la información que recibimos del universo. Es decir los datos que recibiríamos del universo, gracias al electromagnetismo, estarían aportando una información que no coincidiría con los datos obtenidos por la información transmitida por la gravedad ¿Existe esta anomalía en el universo? Pues sí, la materia oscura. Denominamos materia oscura a la supuesta materia que no emite suficiente radiación electromagnética para ser detectada de forma directa pero que sabemos de su existencia por los efectos gravitaciones que provoca en la materia visible, manifestándose a través de la atracción gravitatoria sobre otros cuerpos celestes. En el universo  solo el 15% de la materia es ordinaria, el 85% restante es un gran misterio, es la llamada materia oscura. Podríamos resumir que existe una anomalía en la  información que recibimos del universo, algo que no vemos y que es muchísimo más de lo que podemos ver

¿Podría ser parte de la materia oscura provocada por un escudo conmutador de la realidad?

Los científicos buscan soluciones más plausibles en los WIMP,  partículas masivas débilmente interactuantes, o en partículas hipotéticas como los neutrinos estériles, los neutralinos o el axión. Incluso algunos se aventuran a proponer una modificación de la segunda ley de Newton para explicar el problema de la materia oscura.  Tal vez la respuesta a este enigma lo encontremos en las futuras investigaciones, no obstante tampoco podemos descartar, que detrás una pequeña parte de la materia oscura, se esconda la presencia de un escudo conmutador realidad.

Bibliografía:

https://blogs.scientificamerican.com/observations/time-cloak-hides-very-brief-events-animation/

https://www.nature.com/articles/481035a

https://www.nature.com/articles/nature10695


2 Comments

Juanjo Ruiz

8 junio, 2020 at 12:53 am

Hola:

Me ha llamado mucho la atención lo que has escrito porque hace un porrón de años escribí una novelita de 150 páginas cuya trama se centraba en un experimento del CERN que, supuestamente, intentaba encontrar la TGU, cuando en realidad lo que perseguía y conseguía era «aislar» el tiempo en esferas dodecaédricas y con ello, regular el envejecimiento de todo. El protagonista de la historia, un experto en imanes superconductores, se da cuenta de que de la TGU nada de nada, sino que los tiros iban por otro sitio, es finalmente atrapado por los villanos (el pope del CERN y el de la ONU) y le explican que ése era el primer paso para conseguir aislar el sistema solar completo, coo ya habían hecho otras civilizaciones extraterrestres durante miles de millones de años para convertirse en… materia oscura.

Hoy en día me inclino a que la materia oscura es una dimensión extra de información pura de todas las posibles historias de todas las partículas del Universo, y por ello rodea como un halo a las galñaxias.

Muchas gracias

Carlos

23 junio, 2020 at 8:37 pm

Gracias por el artículo, muy interesante

Leave a Reply